Nacionales, Noticias, policiales, Provinciales, Sin categoría, USHUAIA

Investigan en Ushuaia un hotel de Grondona por lavado

Se trata del “Fueguino Hotel”, cuyo propietaria es la empresa Limay SA, de la que forman parte familiares directos e íntimos amigos del ex titular de la AFA y hombre fuerte de la FIFA.

Una denuncia judicial radicada en Ushuaia por un empresario turístico vinculado al fallecido presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Humberto Grondona, sugiere que el “Fueguino Hotel”, un establecimiento de 4 estrellas ubicado en la capital provincial, puede estar presuntamente ligado a maniobras de lavado de dinero.

El hotel próximo a la costa del Canal Beagle es propiedad de la empresa Limay SA, de la que forman parte Julio Ricardo Grondona (hijo del ex mandamás de la AFA y presidente del club Arsenal de Sarandí); Genaro Aversa, cuñado de Grondona (y tesorero de Arsenal); el empresario Roberto Petti, hombre cercano a la familia y dueño de la agencia de viajes Rotamund; y su hijo Guillermo Petti.

El desencadenante que desnudó la trama de lavado y su presunta relación con el negocio del fútbol surgió de un expediente judicial tramitado en Ushuaia a partir del año 2012, luego de que Guillermo Petti presentara una denuncia penal en la que manifestó haber sido defraudado por los restantes socios de Limay, incluido su propio padre.

El “Fueguino Hotel”, de cuatro estrellas, en la capital provincial.  

Según surge de la causa Nº 27495, que tramita todavía en el Juzgado de Instrucción de Primera Nominación de la capital fueguina, a cargo del juez Javier de Gamas Soler, Petti (hijo) denunció una serie de maniobras consistentes en haber obtenido sumas millonarias provenientes de créditos tramitados por la sociedad, y en lugar de aplicarlos al hotel, haberlos “desviado hacia terceros desconocidos”, perjudicando -así- su participación en el negocio.

Lo que Petti (h) sostiene es que, de esta forma, su padre, Grondona y Aversa no sólo lo habrían defraudado patrimonialmente, sino que se habrían realizado movimientos económicos sospechosos, lo que ya dio lugar a que la justicia fueguina enviara copia de las actuaciones a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), que interviene en el caso desde junio de 2016.

La PROCELAC se interesó especialmente en uno de los hechos denunciados por Petti, que consiste en un contrato firmado por Limay SA y “Aparicio Enrique Byrom”, con domicilio en el Reino Unido, el 12 de noviembre de 2010, por el que el hotel recibió un préstamo de 900 mil dólares.

La denuncia vincula al fallecido Julio Grondona

Según Petti, ese crédito no tuvo ninguna causa aparente y “no fue decidido por los órganos societarios correspondientes”, además de que no se sabe para qué se utilizó y “a la fecha sigue figurando en el pasivo societario como una demostración más de la conducta fraudulenta de los imputados que han utilizado al hotel para realizar operaciones en su propio beneficio y en perjuicio del capital social”, asevera la denuncia a la que accedió esta agencia.

La causa también describe el mecanismo que se habría utilizado para retirar de la sociedad hotelera el dinero proveniente de los préstamos, en algunos casos con retiros en efectivo, pero en otros a través del libramiento de cheques o presentación de facturas por “servicios injustificados” o pertenecientes a empresas relacionadas con otras causas de corrupción y lavado en el país.

Por ejemplo, en la contabilidad del Hotel Fueguino figura una factura de $1.795.000 con la empresa Coninser SRL por la compra de “equipamiento de gimnasio y salón de usos múltiples”, cuando esa firma “no se dedica a la provisión de ese tipo de insumos”, afirma el denunciante.

Deja un comentario